Educación y deporte, combinación ganadora para luchar contra el racismo

Diplocat ha colaborado en un debate organizado por la Delegación de la Generalitat de Catalunya en los Estados Unidos de América

Cómo utilizar el deporte para combatir el racismo ha sido el tema central del debate en línea "Tackling systematic racism through sport", que hoy 10 de septiembre ha organizado la Delegación de la Generalitat de Catalunya en los Estados Unidos de América en colaboración con Diplocat. En el debate han participado el delegado de la Generalitat en EEUU, Isidre Sala; el presidente de la US Soccer Foundation, Ed Foster-Simeon; el delegado del FC Barcelona en EEUU, Xavier O'Callaghan; los ex jugadores de fútbol americanos Charlie Davis y Saskia Webber; y la representante de la AE Ramassar, Carolina Ribalta. También ha contado con los vídeos grabados de Araceli Segarra y Ricky Rubio. La moderación del debate ha ido a cargo de la periodista Aurora Masip.

Isidre Sala y Ed Foster-Simeon han introducido el debate. Sala ha comenzado exponiendo el problema que supone el racismo en nuestra sociedad y ha dicho que ha llegado el momento de actuar. También ha citado a Mandela y su frase "el deporte tiene el poder de cambiar el mundo" para reforzar la idea del debate. Por su parte, Foster-Simeon ha centrado su discurso en exponer que el momento actual es triste pero también está lleno de esperanza, ya que el deporte une a las personas, y también ha citado a Mandela recordando que el deporte puede ser más efectivo que la política para combatir el racismo social. El presidente de la US Soccer Foundation ha terminado su discurso haciendo hincapié en el poder y la influencia positiva que pueden ejercer los entrenadores infantiles y juveniles.

Xavier O'Callaghan ha explicado que el lema "més que un club" del Barça también está ligado a los valores y ha expuesto los cambios que ha hecho el Barça en los últimos años para acabar con las desigualdades. Lo ha ejemplificado con la profesionalización del deporte femenino en los últimos años y con las más de 50 actividades que tiene la Fundación del Club para apoyar a los niños, para que desde el deporte pueda haber integración. En los EE.UU., la Fundación sólo actúa en Nueva York, donde tienen un programa en 16 escuelas en las que intentan integrar a los niños en sus comunidades y colaboran para crear vínculos entre niños de orígenes diferentes. Desde el FC Barcelona también han aportado un video de Ricky Rubio, jugador de la NBA, mostrando su compromiso en contra del racismo.

Saskia Webber ha hablado sobre su experiencia con el racismo en el deporte. Ha explicado que nunca ha sufrido racismo dentro del deporte, sino que lo ha vivido por parte de los espectadores o cuando ha viajado. Sobre el nuevo movimiento antirracista del deporte estadounidense, cree que la mayoría de deportistas no se manifestarán, no explicarán qué pasa por no llamar la atención y poner en riesgo su carrera deportiva. Asimismo, ha dicho que es muy importante que se abra el debate en un espacio cómodo y seguro, donde se pueda hablar y preguntar abiertamente sobre el racismo.

Carolina Ribalta, representante del AE Ramassar, ha explicado la experiencia del club, ahora ONG, y el origen de su acción social. Ha explicado que todo comenzó cuando tuvieron la oportunidad de jugar con el campeón de la liga de Etiopía. El impacto de aquel viaje hizo que emprendieran un proyecto en escuelas y empresas catalanas sobre cómo el deporte puede cambiar el mundo, con la misión de dar la oportunidad de jugar a todos los niños. Actualmente son el primer club de fútbol que es embajador de la ONU y trabajan con clubes y escuelas en diferentes países. También están trabajando con el ACNUR para crear un equipo de fútbol femenino con mujeres refugiadas.

La alpinista y comunicadora catalana Araceli Segarra, miembro del Consejo Consultivo de Diplocat, ha sido invitada a compartir su opinión también con un vídeo. Segarra ha remarcado dos ideas principales. La primera es que la montaña no discrimina por género ni raza, es la misma para todos. Y la segunda es que en momentos de peligro, no importa quien ofrece la ayuda, y que esta idea la hemos de aplicar en nuestro día a día.

Finalmente, el turno de palabra ha sido para Charlie Davis, que ha explicado lo que le atrajo del fútbol fue la unidad del equipo, formar parte de un grupo, y también que el deporte le aportaba referentes de diferentes países y culturas. Ha recordado que las experiencias racistas que vivió las ocultó porque fue educado para no mostrar vulnerabilidad ante estos comportamientos. Pero este año ha cambiado y ha empezado a hablar. Davis ha dicho que los deportistas deben ser referentes, en discurso y en acción. Ha remarcado que los equipos deben actuar y si en el estadio un espectador profiere insultos racistas, se le debe echar, y si es un gran grupo, es el equipo el que debería irse. Finalmente, ha expuesto que la batalla contra el racismo no es la única, y que también hay que luchar contra la homofobia y el antisemitismo.

A continuación, se ha abierto el turno de preguntas, en el que se ha preguntado sobre el impacto de la huelga de la NBA en el movimiento Black Lives Matter. Foster-Simeon ha respondido que los jugadores tienen una gran plataforma y mucho poder y ha remarcado que ya no callan como se esperaba que hicieran, sino que ahora hablan y tienen el apoyo de la liga para hacerlo. Davis también ha contribuido a la respuesta diciendo que la NBA paró porque era la manera de presionar a los grandes empresarios para que hablaran con los políticos. Pudieron parar porque lo hicieron todos y juntos y esto demuestra que el poder está en la unidad. Davis ha finalizado diciendo que si el deportista, que es un líder y un héroe, habla sobre estos temas, sus seguidores se concienciarán mucho más fácilmente. También se ha preguntado sobre la segregación económica en el fútbol americano y Foster-Simeon y Webber han remarcado la voluntad de poder dar la oportunidad a todos de jugar y participar, porque si no se dan oportunidades, no se producirán cambios. A la pregunta de cómo combatir el racismo, Ribalta ha respondido que todo el mundo puede poner de su parte y que la clave es la educación desde pequeños, porque como ha dicho Webber, uno no nace racista, sino que se vuelve.

En la clausura del acto, Foster-Simeon también ha reiterado la importancia de la educación de los niños, ya que es la manera de cambiar el futuro y, con suerte, hacer desaparecer el racismo. También ha remarcado como todas las personas del mundo del deporte han de entender y encontrar el rol que pueden jugar para cambiar las cosas. Sala ha agradecido la participación de los ponentes y los espectadores y ha expresado la voluntad de realizar futuras actividades con la misma finalidad.