Casi 31 millones de personas necesitan cuidados de larga duración en la Unión Europea

La Mesa del Tercer Sector Social de Cataluña y DIPLOCAT han organizado hoy un debate para abordar el reto de la atención integrada social y sanitaria

La Mesa de entidades del Tercer Sector Social de Cataluña y DIPLOCAT, en colaboración con la Facultad de Educación Social y Trabajo Social de la Fundación Pere Tarrés (Universidad Ramon Llull), han organizado hoy en Barcelona un nuevo debate del ciclo  'Europa Social', creado para reflexionar y descubrir experiencias en torno a retos sociales compartidos en diferentes territorios europeos.

Este tercer debate se ha centrado en la atención integrada social y sanitaria, un modelo de atención a las personas que da una respuesta integral y coordinada desde el sistema social y sanitario y que se está trabajando en Cataluña. Actualmente, los Departamentos de Derechos Sociales y de Salud de la Generalitat están diseñando la futura Agencia Integral Social y Sanitaria, un órgano que debe mejorar la atención a las personas, sobre todo de aquellas que tienen unas necesidades más complejas, como por ejemplo personas mayores, con discapacidad o con problemática de salud mental. "Todo este proceso es una palanca de cambio para repensar y diseñar el sistema con la prioridad de que la persona pueda decidir cómo y dónde quiere vivir. Por eso, la apuesta es por la prevención, la intervención comunitaria y los apoyos para una atención domiciliaria" ha explicado Aina Plaza, directora general de Planificación en Salud de la Generalitat de Cataluña.

La atención integrada social y sanitaria es una prioridad para la Unión Europea que, recientemente, ha presentado el plan European Care Strategy, que tiene como objetivo garantizar unos servicios de atención de calidad, asequibles y accesibles, y mejorar la situación tanto de las personas que reciben este soporte como de las personas que lo ofrecen, sean profesionales o cuidadores informales. "Es una prioridad porque todo el mundo recibe cuidados y todo el mundo tendrá que darlos. Preocupa que crezcan las necesidades y que existan necesidades que no son atendidas. Hay una carencia de servicios de cuidados de larga duración, una falta de estándares de calidad comunes, desigualdades territoriales y una infravaloración del trabajo de los profesionales" ha apuntado Susanna Ulinski, responsable técnica la Dirección General de Empleo, Asuntos sociales e Inclusión de la Comisión Europea.

Ullinski ha presentado datos que dan una idea clara del alcance del desafío. El número de personas que potencialmente necesitan cuidados de larga duración en la Unión Europea es de 30,8 millones y se prevé que en 2050 aumente hasta alcanzar los 38,1 millones. En la UE, hay 52 millones de personas que están proveyendo de forma informal estos cuidados de larga duración y se calcula que se necesitarán 1,6 millones de personas cuidadoras para mantener el nivel actual de cuidados, según datos del European Care Strategy (septiembre de 2022).

"Es una prioridad porque cada vez tenemos una sociedad más empobrecida y desigual; más envejecida; con unos hogares más presionados laboralmente, lo que dificulta las tareas de los cuidados familiares que siguen recayendo mayoritariamente en las mujeres y con personas que tienen más necesidades de apoyo y durante un período de tiempo más largo porque las situaciones de dependencia, cronicidad y discapacidad son más frecuentes y complejas" ha apuntado Francina Alsina, presidenta de la Mesa de entidades del Tercer Sector Social de Cataluña.

La secretaria general de DIPLOCAT, Laura Foraster, ha dicho que "debates como el de hoy permiten llevar a Cataluña cuestiones sociales que nos preocupan como europeos y que sitúan a las personas en el centro del debate". También ha recordado que el plan de acción de derechos sociales presentado el pasado año por la Comisión Europea, tras una extensa consulta a autoridades estatales, regionales y locales, interlocutores sociales y sociedad civil, establece que "una Europa social fuerte, justa, inclusiva y con oportunidades para todo el mundo debe basarse en las personas y en su bienestar".

En la mesa redonda se han presentado experiencias de Cataluña, Escocia y Países Bajos. Los dos últimos cuentan con un modelo de atención a las personas que integra ambos sistemas, el social y el sanitario. "Esta transformación sólo se puede construir a partir de la confianza entre quien recibe estos servicios y quien les da. Necesitamos profesionales sociales y sanitarios, pero también una alianza con la comunidad, con el tercer sector social y el voluntariado" ha asegurado Anne Hendry, directora de la Fundación Internacional para la Atención Integrada en Escocia. La confianza, como elemento indispensable en la vertebración de esta integración social y sanitaria, también ha sido destacada por Mirella Minkman, presidenta de la junta directiva de Vilans (Centro Nacional de Experteza en Cuidados de larga duración en los Países Bajos): "Los valores y la confianza son una pieza clave. No sólo es importante establecer conexiones y objetivos comunes sino también conocer qué piensa cada actor (persona u organización) y tener en cuenta esta diversidad en la toma de decisiones".

El modelo de gobernanza ha sido una cuestión muy debatida entre los ponentes catalanes, que precisamente están implicados en el diseño de la Agencia Integrada Social y Sanitaria. "Estamos trabajando con todos los actores implicados no sólo los Departamentos (Salud y Derechos Sociales), sino también los gobiernos locales. Debemos organizar esta gobernanza en un ámbito macro, pero contando también con una versión territorial" ha destacado Joan Carles Contel, técnico de Atención Integrada en la Dirección General de Planificación e Investigación en Salud del Departamento de Salud. "Este modelo de gobernanza macro deberá adaptarse a la realidad de cada territorio con unas necesidades que sabemos que no son idénticas" ha añadido Anna Vila, técnica de la Dirección General de Autonomía Personal y Discapacidad del Departamento Derechos Sociales, que también ha destacado el trabajo que se está haciendo de conocimiento entre los profesionales de ambos sistemas. "Si no nos conocemos, no podremos trabajar juntos y eso es imprescindible para que funcione".

Anne Hendry ha aprovechado el viaje a Cataluña para realizar una serie de visitas y encuentros profesionales, organizadas por la Mesa y DIPLOCAT con la colaboración de la Gerencia Territorial Metropolitana Norte del Instituto Catalán de la Salud (ICS). En la agenda figuran reuniones con los responsables de Atención Integrada Social y Sanitaria del Departamento de Salud, una visita al CAP de Ocata y otra visita al Hospital Germans Trias i Pujol, donde se encontrará con los responsables y los directores de estrategia del programa de pacientes crónicos complejos (Unidad ProPCC).

Enlaces relacionados